Bitácora

Se me partió la Navidad

Ya intenté casar el pavo, aunque no por medios tradicionales; igual no alcancé a hacer el curso por internet, motivo por el cual las uniones que realice no serán legales. Espero que al pavo no le importe vivir en unión libre con la ensalada. De todas formas como las relaciones modernas, será una convivencia pasajera que terminará cuando alguien más se los coma.

Durante esta temporada los niños que creen en papá Noel, le escriben cartas. Yo también lo hacía, escribía cartas y las pegaba en las puertas de mi casa. Mis misivas iban dirigidas a mis hermanos porque papá Noel no llegaba a Colombia y el cuento del niño Dios, no pasó de ser más que una historia.

La Navidad para mi nunca ha tenido un sentido religioso. Antes esperaba regalos, ahora espero comida. La navidad me sabe a natilla y a buñuelo, a trancón para llegar a cualquier lado, a la misma música vieja que he escuchada una y otra vez, a vendedores ambulantes, a reunirme con los que veo cada año, a buscar regalos y sobre todo a intentar encontrar la manera de sorprender a los seres que amo.

A pesar que la temporada navideña no es de mis momentos favoritos del año, la intención de lograr, al menos, por un par de días unión familiar, me parece bastante simpática.
Esta Navidad va a ser a medias, me va a faltar mucha gente, me van a quedar faltando abrazos y sonrisas, compartir tiempo, palabras, silencios o un café de esos que nunca me tomo… pero pues así funciona eso de seguir sueños y pasar la Navidad en un lugar con nieve ya estaba en la lista desde hace rato.

Por primera vez en mi vida tengo toneladas de nieve a mi alrededor y la necesidad inherente de salir a la calle tan cubierto, como si de proteger mis virtudes se tratara. Supongo que no habrá pólvora ni vallenato, descansaré de los vecinos bullosos y gracias a la falta de televisión, no disfrutaré de las mismas películas de allá pero que aquí conservan sus voces originales.

Haré buñuelos como siempre, natilla también, compartiré una Navidad diferente en un lugar nuevo, evitaré los jingles lacrimogenos como el del granito de café, que ahora cada que lo escucho me recuerda que estoy lejos. Lo más importante de la nueva manera de celebrar es que tendré presente a todos y cada uno de las personas que no están hoy a mi lado pero que viven dentro de mi cabeza.

Feliz noche de comer natilla y buñuelos, llamenla como la quieran llamar. Yo sé que la felicidad no viene envuelta en papel regalo pero espero que les llegue por montones. Un abrazo desde la parte septentrional del continente.

3 thoughts on “Se me partió la Navidad”

  1. Felices fiestas Juanito. Yo he pasado 3 navidades lejos de mi gente, así que entiendo lo que estás viviendo. Disfrútala de todos modos, toda experiencia aporta algo positivo. Un fuerte abrazo desde el país del guaro, lechona y novenas con ariscas ovejas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s